La tortilla española es una de las tapas que encontrarás en cualquier bar restaurante en Santander. Esta preparación dorada, redonda y aromática es uno de los símbolos de nuestra gastronomía y por lo tanto es objeto de mucha creatividad e inventiva a la hora de prepararla.

La clásica, hecha de patatas, es la que más frecuentemente habrás probado, pero hay versiones como las que llevan o no cebolla. Puede también ser más seca o más cremosa y, además, en un bar restaurante en Santander puedes encontrar otros ingredientes que logran hacer de este plato un compendio de delicados o contundentes sabores.

Muchos vegetales combinan maravillosamente con el sabor del huevo batido. Un ejemplo es la tortilla de calabacín, que conjuga el sabor dulce de esta hortaliza con el de la cebolla. De la misma manera, los espárragos, los guisantes, las alcachofas, los puerros, las setas o las espinacas brindan nuevas texturas, colores y aromas a la tradicional tortilla.

Pero lo que puedes añadir no se limita al mundo vegetal. Están los embutidos, como la chistorra, la morcilla o la butifarra. Con queso fresco o madurado o algunos productos del mar como anchoas, calamares o bacalao también se puede confeccionar un delicioso plato.

La forma de cocerla también otorga versatilidad. Puedes hacerla añadiendo los ingredientes al huevo batido ya ubicado en la sartén. Lo más tradicional es que le des la vuelta cuando está cuajada, pero hay quien no lo hace y la deja cocerse por un solo lado. Otra variante es doblarla después de añadir los acompañantes del huevo.

En Mesón Rampalay conjugamos los ingredientes de todas nuestras tapas y demás platos buscando la armonía en texturas, sabores y aromas. Nuestro propósito es brindarte las mejores preparaciones a ti, a tus amigos o a tu familia, para que pases un rato inolvidable.