En todos los post que hemos ido publicando hemos hablado de la comida, sobre todo de pinchos y tapas que puedes degustar en Cantabria. Pero seguramente si acudes o vas a acudir a cualquier bar restaurante en Santander, querrás saber qué postre te ofrecerán. Y eso que Cantabria no es una tierra que tan caracterizada por los postres como por sus platos, potajes, chacinas y anchoas.

Si hay un postre típico por antonomasia en esta tierra, este es la quesada pasiega. No hay bar restaurante en Santander que no tenga en su cocina este manjar.

La quesada pasiega es una delicia que ofrece la gastronomía cántabra. ¿Sabes que en sus orígenes se preparaba con queso pasiego fresco? Se tiene conocimiento de sus primeras apariciones allá por el siglo XIV, cuando fue mencionada en el Libro del Buen Amor del Arcipreste de Hita. Aunque por aquel entonces solo sería algo parecido a lo que en la actualidad conocemos como quesada.

Porque este tipo de queso pasiego, fresco, es el componente principal de la quesada. En la antigüedad se hacía cuajando leche de las vacas pasiegas, dotando de personalidad a este dulce, de forma simple y sencilla gracias al gusto que desprende.

A día de hoy es muy difícil expresar con palabras la explosión de sabores que tiene lugar al saborear esta delicia de postre. Es una combinación perfecta de ingredientes de esta tierra. Entre sus ingredientes figuran la citada cuajada, los huevos camperos, el azúcar, la canela, el limón, la harina y la mantequilla fundida. Además, se puede sustituir la cuajada por queso fresco, queso crema o yogur griego, aunque lo ideal es seguir la receta tradicional con la cuajada.

En definitiva, es un postre que tienes que probar. Y, para ello, lo mejor es que nos visites en Mesón Rampalay. Nuestros cocineros tienen a tu disposición una excelente quesada pasiega de Cantabria.