Escoger un buen restaurante parece una labor más simple de lo que realmente supone, ya que son múltiples las circunstancias que influyen a la hora de escoger dónde comer en Santander.

¿Qué es lo que tienen en cuenta los clientes para escoger dónde comer en Santander? ¿En base a qué razones toman sus decisiones?

A continuación, te comentamos algunos de los consejos que te facilitarán elegir de la forma más correcta tu restaurante, bar o mesón:

- Parking. Es importante que el establecimiento esté ubicado próximo a algún parking público o propio facilitando comodidad a los clientes.

- Ubicación. Que un restaurante esté situado en una buena zona dice mucho del tipo de establecimiento. Con fácil acceso y sin estar escondido para encontrarlo sin mayores problemas. Y si las vistas son bonitas, mejor que mejor.

- Bien comunicado. Es básico que tenga una buena comunicación y que tanto vehículos particulares como públicos puedan acercarnos con facilidad.

- Decoración y ambiente. La decoración y las instalaciones otorgan una primera impresión muy importante. Es más apetecible comer en un entorno agradable, ¿verdad?

- Variedad en la carta. Salvo que el local sea de una temática específica, siempre es recomendable tener una carta extensa que permita no aburrirte a las pocas veces de ir. Eso sin contar que para gustos colores y que a todos no les gusta comer lo mismo.

- Higiene. Si observas el establecimiento hecho unos zorros y sucio, seguro que no te apetecerá mucho quedarte.

- Calidad-precio. Comer bien no tiene por qué ser caro. Si tienes que pensar en tu cartera a medida que pides los platos, no disfrutarás de tu comida.

- Servicio y espera. Ser recibido con buen trato y por un camarero profesional siempre es de nuestro agrado. Al igual que también nos gusta esperar lo justo para nos sirvan los platos.

Desde el Mesón Rampalay te invitamos a disfrutar de nuestra rica y variada gastronomía en Santander.